Mis poemas( Recopilación)


SONES DE MESTIZAJE 
No me quiero en egotismo,
jeroglífico sofista,
para llamar la atención;
me quiero positivista
partitura para versos
latido de corazón;
no retreta con corneta
ni tan tan para un tambor,
sí un verso aventurero
colgado sintiendo amor.

Beethovianos, debussyanos
bongoleros, maraqueros;
mozartistas, violiolinistas
sones de alegres foreros...
A mí me gustan coplistas
si tocan fagot con arte
y no ilustres anarquistas
con modales carreteros.
¡Guacharacas, bongoleros
y dando sin ton ni son!

Esto de hacer mis poemas
es disfrute personal,
si así me quiere la fiesta
seré trompa o su timbal.
Y si lo quiere la orquesta
la tuba tendrá su son;
se animará la gran fiesta
añadiendo un xilofón.
Pero todo en armonía
será siempre ensoñación.

No me quiero en egotismo,
jeroglífico sofista,
para llamar la atención;
me quiero positivista
partitura para versos
latido de corazón;
no retreta con corneta
ni tan tan para un tambor,
sí un verso aventurero
colgado sintiendo amor.


Elisa: en su "Ranita Azul"-1-5-13

Quizás…


Quizás…
mis sonidos los lleve el viento
Son llanto de intermitencias
lloviznas que gimen,
azotadas por el tiempo…
Definido, prudente, plástico.
Equilibrado.

Constante.

Quizás…
la luna sea más parecida al nácar,
pálida inexpresiva, mesurada,
con el sinsabor de palabras mudas…
Incompleta,
complacida,
benevolente.
Y en el estanque llena de reflejos…

Quizás…
se adormece el lecho del agua
sobre limo que se asienta denso
en superficie de inquietudes.
Dejemos que se aplaque
expresión sonámbula
que lo agitaba.
No creo que olvide,
que se lo figure,
que sueñe...
¡Es autentico!

Quizás…
Todo pase por algo
y tú y yo,
lo sabemos desde un ayer.
Quizás... ahora mismo,
como yo,
estés llorando.
Quizás...


*Elisa.
17-Marz-06
_________________
He vuelto y he visto la ventana abierta, la puerta entornada y el corazón palpitando...¿Puedo?
¡Gracias de todos modos si un día dejo de ser una 'rana azul ' menos! (alattkeva-10)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La palabra es el arrullo de Dios cuando causa una impresión inolvidable.
La mejor dádiva, es haber conseguido que nuestros semejantes se sientan felices, siempre que seamos sinceros con lo que opinamos.

A. Elisa. Lattke Valencia, sólo va pasando como un cometa cada cien años...