lunes, 9 de noviembre de 2015

Inexistencia

Foto alattkeva: Hojarascas de tilos en otoño
Nunca escribo para mí...

¡No me interesa!

Soy antología.

Lo hago para la tierra que me apresa
sembrando semillas por barbechos.
Porque soy de un indómito espíritu
que no ignora, que alguna vez fui sol
en el crepúsculo;
un rato de ensoñación en mi mirada
o la harina esperando por su artesa.
Nunca escribo para mí...
-¡Pero disfruta el Ego!
Con esas ilusorias consecuencias

que siempre nos vuelcan su talego

y manejan la vida hasta en su esencia.

Y, como nunca escribo para mí,
sólo me adueño,
de la belleza oculta de los bosques,
de la desnudez inocente de las ranas,
de los juegos de los duendes en su danza;
me creen hechicera de unos versos
que se mueren de frío en las mañanas.

¿Quién se cree que escribo para mí?

Si tanto ya se escribe...Y no se piensa,

que la vida es esto que se agota,
mientras sueñas ilusorias sensaciones,
¡convertidas en mares sin gaviotas!

Australia Elisa Lattke Valencia en: "Ranita Azul"