martes, 23 de julio de 2013

Burbujas de charcas

La vida es una gran extensión de sueños llenos de alegría que se colma de atardeceres que derrochan anhelos enfebrecidos mientras la finitud llega.
**
Una vez mi abuela materna que se llamaba Elisa como yo, me contestó a una pregunta que la hice, sobre si era factible ser feliz toda una vida. Mientras se fumaba un habano retorcido apoyada sobre una cerca de guadua. Sin mirarme escupió el ambil al suelo y mirando el horizonte, me dijo muy seria echando todo el humo contenido en su boca:

"Si pretendes ser un poco de todo y un tanto del mucho que quieres sin pensar en ser menos que nadie, serás más de lo que eres ahora sin despreciar a ninguno; pero no demasiado de lo que querías ser si fueses lo que anhelabas haber sido si te desprecias por no ser algo más. Así que no hagas caso a quien te aconseja porque puede ser traumático que ahora pienses en lo que te digo; no quiero que te sientas infeliz por no entenderme, pues los infelices frenan el poco sentido común por no pensar en el todo del tanto y del mucho que tienen a favor; y se les recalca como bueno; así que a ti no te faltarán recursos, eres como yo; recuerda que es con lo que venimos al mundo algunos seres que no queremos ser más que otros, pero no menos que todos juntos. Si no lo has entendido ahora ya lo entenderás mañana."

Y, claro, hoy ya es mañana.
...
***
Ante los imposibles: Hay instantes en la vida de una poetisa que son sublimes, pues arrullando un poema con su tema y su dilema se le puede quedar dormido en el regazo ante lo que no puede conseguir  y discernir para terminarlo; mientras, decide darle un biberón de respuestas para que sus sueños consigan lo que deseaba.
****
Si te quedas dormida en un bello campo de amapolas es porque inhalas su aroma con un gran contenido en alcaloides, podrías morir por sus efluvios; pero un campo de trigo da miles de ilusiones porque es el que nos regala "el pan debajo del brazo", pero con la mente despierta.
*****

alattkeva

domingo, 21 de julio de 2013

Visiones

 Título del mensaje: De mis sueños (Visiones)

De la oscura realidad hoy bebo 
los colmos de ciertas incertidumbres. 
Sordos son los vacíos de intenciones 
lo triste del mundo, su sinrazón. 

Lo bueno y lo malo es un resultado 
que, silencioso especula con almas. 
Hoy, me visto de caricias presumidas 
orgullosas de ripios ensalzados 
de mi verbo, temblando ante mi imagen, 
repasando ironías sutilmente 
y encendiendo hogueras al sentimiento. 

Mi tiempo siempre es intervalo largo 
de reflexión en medio del murmullo. 
Mis duendes me regalan margaritas 
sembrando pensamientos adivinos. 
La rana los esconde por los lotos. 

De mis piedras, reclamo mis arenas; 
de mi encierro, ideas que echo a volar. 
-Dame acá esos tuyos tan callados 
que te daré los frutos de mi acierto. 
¿Sabes?... Cuando eres humilde, ennobleces, 
sientes la memoria expandir de amor. 
Él, no te llena de ideas, pero ellas 
son suyas, son su alimento y nos halaga. 
Sé que dudas, te incitan a dudar 
No es fácil hallar "una rana azul". 
¡Yo tampoco creo que existan 
pero una vez amé bajo las aguas! 

... 
Basta una caminata por la orilla 
para que se acerque a mis pies el mar; 
único en su inmensidad que me besa. 
¡Y de qué forma me lame los pies 
sometiéndome belleza y terror! 

-¡Dios, nos destruye para renovarse!- 
¿Por qué no lo entendemos de una vez? 
Recupera el regalo que nos da. 

(¡Ay de mi Alma, cómo se ha acostumbrado!) 


A. Elisa Lattke V

Publicado: Lun Feb 22, 2010 10:40 pm Título del mensaje: De mis sueños (Visiones)

martes, 16 de julio de 2013

Un poema con: Schubert "Serenade"



Canción de la distancia 

Canción de la distancia  (Sanctasanctórum)

Un sentir soy, respiro y se agiganta
esparciendo palabras a los vientos,
donde un verso se crece en mandamientos
y un mensaje guardado en mi garganta.
 Este verbo es mi lengua me ennoblece,
su sonido en palabras me madura
y en los ojos del canto ya perdura
la oración que te nombra y se abastece.
Al latir corazón que tanto piensa 
siempre escucha el silencio muchas veces;
y disfruta recuerdos que son preces
guardados en el troje, mi despensa.
Cuando lo oigo te siente entre fonemas
como sueño de amor a las montañas;
a sus montes inmensos con sus brañas
por las bellas llamadas con mis temas.
¡Y lo sigo en las horas de mis días,
corazón de un ilustre campanario,
en el hondo rumor de mi santuario
escuchando los Salmos de abadías!

Australia Elisa Lattke Valencia
(Una aprendiza más en poesía en  conocimiento del alma individual)

sábado, 6 de julio de 2013

...la fe y el amor

Somos bálsamo de servidumbre:
Para llegar donde deseas se dejan las puertas expeditas al pensamiento y cierras sólo las que te lanzan al fondo del abismo, las del pesimismo humano. La libertad de volar no depende sólo de las alas del espíritu libre sino de la luz verdadera que lo atrae, entonces es cuando ves qué nos separa de los hilos de una misma trama.
El tejido de Dios es compacto, firme, uniforme y selectivo porque caben todos los tonos del color de la vida; es bello y luminoso, fuerte, sublime en su tacto y cubertura, deseable y buscado; esplendoroso en su natural glamour y nos distingue a todos cuando amamos y nunca lo rechazamos aceptando su presencia en nosotros, porque liga, une  y estrecha y por eso sabemos qué nos sostiene y nos ayuda a soportar el dolor cuando consigue en su trama tejerse con abrazos.
 Por eso no debes fruncir el ceño ante el desánimo y desconfiar del futuro, el tejido, a veces, necesita lavarse y ponerse a secar y que se airee porque confía en la esperanza. El se renueva si te llenas de su gracia invisible y sabes que estás dentro y fuera de ti cubierta de su magnificencia, pero sin olvidar que para obtener cada instante especial, hay que dar un poco de nosotros a cambio y así consumimos la maravillosa energía de la Vida porque ella fue pacto como un trueque de beneficios. Hay que reflexionar si se supo aprovechar la oportunidad. Pero nunca por dar más debe creerse que se duplica. Porque para dar Amor hay que perder una parte del mismo y a veces todo a favor de otros, sin lamentarse. Es el pago.
La Fe lo restituye en otros bienes que pueden estar cercanos a ti. Sólo así consigues aquéllo que es dominio de tu corazón sin acosar a quien beneficia con su hermoso y deseado regalo. Entonces es la bendita paciencia la que entra en el juego y nos prueba, la que es útil a la ansiedad de los momentos dolorosos; ella curte, marca, libera y se aprende; pues para ser hijos de la Luz hay que evitar deslumbrarse ante lo que nos enceguece del mundo.

 Un abrazo. 
(alattkeva)