domingo, 29 de diciembre de 2013

"Llanero"


"Llanero"

Te tuvimos como si fueses un hermano más y mamá te trató como si fueses su hijo.
Sabíamos cuánto nos queríamos al mirarnos a los ojos tirados sobre la yerba después de jugar un buen rato al escondido. Permanecíamos mucho tiempo en el jardín cuando volvía del colegio.

"Llanero" te llamamos. Te lo puso mi madre cuando entre otros nombres mis hermanos querían que te pusieran... "Quejido"; yo no sabía por qué querían darte ese horrible nombre, luego supe que era porque no dejabas dormir. Recuerdo cómo te traía mi abuelo Abraham dentro de una canasta llena de virutas de madera. Tuvimos que alimentarte con biberón. Tuvimos que alimentarte con biberón. Tu madre era una ejemplar de raza "setter" y murió en el parto "porque fueron muchos cachorros" -opinaba mi abuela- añadiendo algo más que no entendía: "que había fallecido extenuada". Tú eras el más pequeño al que nadie se atrevió llevar y, mi abuelo,  quiso hacer de ti un lindo regalo para dárselo a mi madre, ¡eras un precioso ejemplar de verdadera raza muy bello y el más indefenso de todos tus hermanos! Por eso te cuidamos y veíamos cómo te ponías guapo cada día a medida que se alargaba tu pelaje blanco, moteado y sedoso haciendo ondas y lleno de flecos en las patas que te hacían elegante al andar. Fuiste el único macho de esa camada porque el resto eran hembras y nadie contaba que sobrevivirías, pero mamá perdió muchos sueños contigo para que fueses nuestra alegría. Aprendiste a reconocer tu nombre muy rápido y cuando corrías a todos nos encantaba ver cómo flotaba tu pelo haciendo ondas con el viento.

El placer de jugar a cada oportunidad lo compartíamos correteando por el jardín, no parabas saltando por los macizos de flores y algunas veces dejando en los parterre alguna necesidad. Así que me hacías de enterrarla con la pala para que mamá no se diera cuenta y también acomodar algún destrozo, hasta que supiste lo que no debías hacer.

Lo peculiar de de ti fue tu ladrido y cuando te escuchábamos nos enamoramos todos de la voz de su sonido profundo y largo. Era tu forma de ladrar triste y a la vez bella como si fueses un lobo de los bosques, lo ladrabas como uno perro corriente y lo hacías siempre subido en una enorme piedra que estaba en el jardín, nunca en otro sitio.

Un día desapareciste porque la gente que pasaba te escuchaba y también se enamoraba de tu ladrido. Decían que te habían vendido a un cazador forastero que pasó a caballo y te escuchó. Ni mamá ni ninguno nos creíamos tal cosa, también hablaban que te habían llevado a cientos de kilómetros de casa... Pero un día después de seis meses llegaste al portón y te dejaste caer, mamá te escuchó y salió corriendo y se echó de rodillas a llorar al verte cómo estabas, no podía creer que hubieses vuelto y de esa forma... ¡Era imposible reconocerte sin el pelo que te faltaba lleno cardos y de heridas en las patas, con el hocico roto; traías una oreja desgarrada y el rabo sin su pelaje; tus patas delanteras estaban hinchadas y mamá te cogió en brazos llevándote a la mesa del comedor. Allí te dio a beber agua y limpio las heridas curando una a una mientras las desinfectaba; lo mismo hizo con las espinas con gran cuidado y echando algo más en ellas. Mi abuelo no se aguantó  viendo como estabas y ensilló dos caballos y trajo un veterinario de la ciudad, pero cuando vino no pudo hacer nada...

 Supimos que nos amabas y por eso caminaste tantos kilómetros por montes y montañas para llegar donde nosotros, quizás era el único lugar para morir feliz. La piedra donde te subías a ladrar fue el referente de tu última morada. Recuerdo ver a mama sentaba muchas tardes en ella hasta que el sol se iba. Sé que lloraba.

Nunca te olvidaremos "Llanero", nos diste una lección de valentía y lealtad que nos marcó para siempre.


A. Elisa Lattke V.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Si pensara...

Si pensara, si acaso, callaría...
desbordando la lágrima en la ojera
y sería del frío un pensamiento
aterido de amor en la escollera.
Por las rachas de vientos del invierno
en barrancos o tristes hondonadas,
por las cumbres que miran horizontes
en arroyos bajando hacia vaguadas.
¡Si pensara, no sé... tal vez sería...
la ciudad del rumor enajenado
que llevase la lluvia por la rúa
convertida en hechizo desolado!
Podría ser de frondas sucesivas
en las ramas cubiertas de mortiños,
esperando a las aves que suplican
a los brotes de otoño su cariño.
Soy de lluvia y, antigua, en tu tejado,
como un gato mirando las gaviotas,
un celaje de ocasos por los cielos
que ha querido volar con alas rotas.
Si pensaras, amor, te callarías.


A. Elisa Lattke V

martes, 3 de diciembre de 2013

Aducción...Poesía con: Secret Garden - Silent Wings

Aducción...


Por alguna razón te he conocido
en un lado del mundo y se razona,
el latir porque sabe qué funciona
quien recuerda su tiempo de aducido.

Esta extraña caricia nos sosiega
por los bosques de lunas otoñales;
y se siente en las noches invernales
la llovizna mojando y no nos niega.

Un insólito aliento toma brío
al llevarse los sueños susurrantes,
abrigando a la mente que presiente...

Quien recoge visiones y delirio
y un legado de sombras caminantes,
son espectros de ayer, y amor ausente.


A. Elisa Lattke en: "Don Anselmo"
Adduktion/Akzente: 3-6-10

Tiempo ingrato


Como la mies que nos falta,
como el aire que respiras,
como el tiempo que se pasa
recordando como olvidas.
Como el tono de los verdes
que surtieron los paisajes,
entre su ámbar y azul
al cenit de los celajes.
Y como el tiempo que calla,
enmudece pero sientes;
dime Aire que respiro
¿si las palabras nos mienten?
O, afirman su devoción
por ser de fe penitentes,
le da pena tanto amor
respirándose conscientes.
Ingratitud tienes Aire...
de aquéllos que te respiran,
no te importa si morimos
porque al amar nos agitas.
Vas del abrazo del tiempo,
del que necesita un ser,
hay quien te toma seguro
mas por los ocres no vuelves.
Ingratitud son promesas
que diera a mi corazón
al horizonte que espera
algunos rayos del sol.
Pero sé que mi alma esconde
por donde late sumisa,
un amor de devoción
como el ave en su corniza.
Esperando del momento
las alas que no se animan,
a alzar sus vuelos al viento
donde en su cielos respiran.


Ranita.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Aves de hojarascas

*Dibujo: alattkeva

Así como has venido ya no vienes,
así como te vas nunca ya vuelves;
y, así mientras lo piensas te disuelves
estrujando la vida entre las sienes.

Yo sé bien el porqué estoy aquí
y sabes también quién así lo quiso,
quizás no guste tanto compromiso
y las psiquis animan maniquí.

Es ingrato sentir lo que eligiere
por saber del amor en este mundo,
sin embargo me sé en un segundo
la dueña de la vida que me quiere.

Ya ves, Amor, cómo son las cosas
cuando vuelan las aves de hojarascas;
si me sé de sus alas por borrascas
se me empapan mis plumas amorosas.


A. Elisa Lattke V.

martes, 19 de noviembre de 2013

Texto interior

 
Esta vida tan nuestra, desvanece...
Con sus penas de sueños imposibles
en letargos muy largos se prorroga,
el temor de perdernos lo visible.

La metáfora asida a lo divino
es la parte de savia que nos tiene,
como texto interior de nuestras almas
y la parte del pago, se conviene.

Un vivir y un estar, morir sabiendo
dar un paso en el mundo desnudado
en los versos del amor que se dilata
de infinito, por tiempo acariciado.

Dime, mar, de dulzuras y vaivenes,
tu conoces el fluir del alma humana;
si me sientes, y sabes quién sostiene
conociéndome bien por ser anciana.

No se ajusto el milagro susurrando
al oído del ser que tanto adoras
y cubrir apariencias con instantes,
mientras cruzas el mundo al que le imploras.
...

Si conoces a Dios lo sientes dentro,
si conoces a tu alma lo ves fuera;
mas si ves que eres huésped  de La Vida
estremeces por verte en su cantera.


A. Elisa Lattke V. en: "Salambó"

jueves, 31 de octubre de 2013

Confianza en ella...

Yo sé mi bien que toda angustia tiene
la llama de un señuelo y nos consume
el alma que apostamos si se asume,
la triste sintonía y la mantiene...

Del aire que respiras ella sostiene,
la húmeda nostalgia y la resume
en besos de embeleso con perfume;
en éxtasis de amor ella entretiene.

Yo sé algo que sabes... Nos eleva
al cielo dulcemente y en bonanza,
al cuerpo da placebo en esta tierra.

Con versos de los astros nos renueva
hechizos nos consuelan por confianza;
¡y Dios en su regazo nos encierra!


Ranita

lunes, 28 de octubre de 2013

Una espera, con:Sounds of Nature: Ocean Waves ( No Music)




Esperando mi vida en esta orilla 
la mar en su fragor me sobrecoge,
remueve su vaivén y me recoge...  
¡Consumida de amor me maravilla!

Se calma su dolor al ver mi quilla     
y me siento feliz porque me acoge, 
y se olvida el temor porque me escoge
en cimbreo incesante a mi barquilla.

El mar me reconoce si me acerco
abrazando mi eslora, se desborda
bajo un cielo de agónica bahía;

y escribiendo mi nombre pone cerco
a su tiempo que anclara por mi borda,
invitando a sumarme a su alegría.


A. Elisa L. V. en: "Don Anselmo"

  

Pastoreo de sueños...



No se apaga el amor porque lo extrañas,
no terminas mi tiempo sin sus mares;
ni se acaba la vida en los pesares
si su luz se derrama en las entrañas.

Es que cuentas con Dios y sus montañas
en los ecos de montes y lugares,
como arcilla modelo en los alfares
siendo oveja del Ser, pastor de brañas...

¿Qué me dices amor de mis ocasos
si al cenit se me pierde la mirada,
trashumante rebaño en pensamientos?

¡Por allí  pastorean sentimientos
caminando en los sueños de majadas,
sin perder el camino de  sus pasos!


A. Elisa Lattke V. en: "Don Anselmo"




Casi como un haiku

Entre las rocas
cantarina va el agua
luciendo fresca.

Anchas riberas
Enamoran paisajes
en vuelo de aves

Medita el tiempo
y dentro de los montes
duermen los alces.

Brumas de agosto
Bajo los puentes bullen los pececillos.

Similitudes
Entre el cielo y la tierra
La sed del agua.
*
Será Dios Uno
Pero cómo enamora
Este vivir.

domingo, 27 de octubre de 2013

Sólo la luna sabe de su rosa...

Sólo la luna sabe de su rosa,
sólo una estrella sabe de su cielo,
sólo el mar reconoce en ambas cosas
quién se lleva el amor de sus anhelos.

Cada vez que te pienso despiertan las rosas
con un suave ritmo de intensas nostalgias,
danza y movimiento, ramajes y brisas,
caricias y anhelos de dulces fragancias.

Cada vez que te pienso
eres vos sin ser otra... 
¡la tarde tranquila de lluvias rizadas
que abraza y se espesa 
los años de brañas
respondiéndo cálida! 

(alattkeva)

miércoles, 16 de octubre de 2013

Poema de Otoño

La lluvia de otoño tiene encanto en los vientos del delirio,
meses que se han hecho de otros sueños enamorados,
sutilezas profundas donde el amor la convierte en llanto.
alv 
...

Los poemas escritos en este tiempo
no tienen comparación con la primavera.
Ella tienen la danza del viento en la humedad del rocío,
pero desconocen el llanto de las hojas, batidas por el viento.
Los otoños, imponen lejanías a los seres de tierra adentro,
se pierden en los recuerdos, ivernando por marismas
y se van en añoranzas las tardes llenas de sonrisas.
No hay rumor de agua ni de oleaje en movimiento,
ni los pasos por las dunas de verano,
ni el olor de salitre por el aire y se quedan sin lágrimas amantes.
¡Se corroen en los paseos los bancos de los enamorados!
¡Quién sueña ya, si muere el gesto,
si se pierde el sustento de los cantos
y se enredan los sueño de los vientos
sus marejadas de vuelos por las hojas!
Hay signos en las gotas de rocío
 que no olvida la luz de una mirada,
 ni del fragor de la pena estremecida
cuando acude a las charcas hechizada.
Quiere ver cómo sopla el viento la soledad del agua;
entonces, Dios, gime dentro de su alma...
Se encrespa,
empuja,
crece,
revuelve
y se agiganta
desbordándose,
¡estallan todas las gotas
mientras llora en calma.
Reconoce los pasos en la arena
camina encima de mis huellas,
sin negar la irrepetible evidencia
de mi tiempo en cada jornada.
El invierno se consuela adorando la vida
y, el otoño, se abraza a su palabra.
¡Ya ha vivido todas las primaveras!
*
Foto: alattkeva 
Australia Elisa Lattke V. en: "Don Anselmo"
  

martes, 15 de octubre de 2013

El paisaje


Por los mares se han dormido
los ocasos, no despiertan; 
y en los bosquejos del día
se van las olas de fiesta.
Suaves olas, brisas trémulas,
y el verano ya se marcha
a los confines cegados, 
donde la mar se remansa.

La tierra respira amor
y el sentimiento amanece,
enamorando a la luna 
que ni siente ni padece.
Mas las palabras desnudas
se han convertido en mis hojas,
del árbol del corazón
donde el viento las deshoja.

Se queja el calor del frío
porque el invierno aparece,
se ve la luna nimbada
por un amor que la mece.
¡Es el sol de cada tarde
ondulando por la fragua
para alentar al  paisaje
reflejado sobre el agua!

(alv) en: "Don Anselmo"

sábado, 5 de octubre de 2013

Secret Garden - Illumination (+lista de reproducción)


La vida es un instrumento de música...
Una sola melodía que toca su intérprete, 
y quien la vive, la escucha,
con dolor o alegría.
Es y será una historia única
y, para el afán de Dios,
es hacerse sentir en cada nota.

(alattkeva)

sábado, 28 de septiembre de 2013

CASI COMO HAIKUS (14)

A. Elisa Lattke V.
Luna de "Don Anselmo"

Así es mi luna
Un mar de dudas mudo
que me hizo suya.

Piensas y existes
Dueña de mis ternuras
Como habitada.

Un firmamento
Mis ojos son tus cielos
de azul celeste.

Y por tu rostro
enseñas sonrisas
iluminada.

Oh, dulce luna
Te comeré con queso
Almibarada.

De la distancia
eres un sueño eterno

de azul nimbada.

¡Respira!

Dibujo de: alattkeva

Temes respirar del aire
porque el tiempo se ha esfumado
y cuesta seguir.. con el Amor a cuestas.
Tanto como la Vida se hizo cuerpo de hombre
y, acaso la soledad del agua llora ausencias
por ser raíz, lo mismo en que se fragua.
Por eso mismo se ignoran signos y señales,
se niega la verdad a quien la canta 
y, a solas, se teme a la flor y al ave 
por ser constelada y te desmayas.
Acaso cuesta creer que somos para Dios
un puñado de barro entre sus manos...
¡Ay, sí que cuestan los momentos idos!

Por favor, ¡respira!


A. Elisa L.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Tiempo amado con: Schubert "Serenade" (+playlist)


Tiempo amado


Te quiero tiempo conmigo
dibujándose con besos;
y a mi lado acariciando
con el viento en mis cabellos.

Te quiero en ese semblante
mirando al verme pasar,
y sentido en el silencio
en la danza del pensar.

Te quiero fresco en la brisa
sentido al amanecer,
al alba por las praderas
soñando que has de volver.

Te quiero conmigo al lado
para saberte ya eterno,
con los ojos en los míos
de tu brazo y con tu terno.


Ranita

CASI COMO HAIKUS (13)

Entre las rocas
cantarina va el agua
luciendo fresca.
Anchas riberas
Enamoran paisajes
en vuelo de aves

Medita el tiempo
y dentro de los montes
duermen los alces.

Brumas de agosto.
Bajo los puentes
bullen los pececillos.

Similitudes
Entre el cielo y la tierra
La sed es agua.

Será Dios Uno
Pero cómo enamora
Este vivir.

Te sé en el aire
Te conozco en el viento
Amor de luz


A. Elisa Lattke V

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Tiempo, tiempo...-con -Mix de YouTube (lista de reproducción)


Tiempo de mi tiempo


Tiempo de mi tiempo quiero
para servirme mis horas
y con ellas los instantes
sintiendo de sus minutos.

Dónde se deja la vida,
tiempo, tiempo, que eras mío;
dónde tropiezan los años
perdiéndose tanto brío.

¡Tiempo, sana yo te quiero
para vivir más al día,
sirviéndome de tus horas
con la luna... amanecida!

Tiempo de luces al alba
de auroras que no despejan,
de soles que no iluminan
por las almas que se alejan.

Y cuánto tiempo perdido
escribiendo a las estrellas,
esperando de sus noches
para sentirme como ellas.

Te quiero tiempo en mis manos
jugando con mis cabellos,
saberte manos de brisa
y acariciada de besos.

Ranita

viernes, 6 de septiembre de 2013

El calor del verano


Porque ha llegado un tiempo de ilusiones
el que protege al ser que nos cosecha
y  brilla en el azul donde pertrecha
cada alma de su amor sin nubarrones.
...
Ha llegado la luna como experta
sin hacer las preguntas a la almohada;
la que se duerme y sueña con su rada
y se sabe de versos bien cubierta.

Ha llegado el verano sin las sábanas,
la dulce voz de un canto imaginado,
con las aves a coro en el sembrado
invitando a saltar a lindas ranas

La fuerza de la vida no enmudece
si miras su esperanza enamorada
y se conoce oronda y colorada,
porque come pastel y robustece.

Ha llegado el verano resalado
el que de ropa siempre nos despoja,
aligerando los cuerpos... si se antoja
su pasión de voyeur acostumbrado.


Elisa

martes, 27 de agosto de 2013

Gélido paisaje

Foto

Emergen fantasmales
todos llenos de nieve,
inhiestos o estirados
señalan a sus cielos,
El triste invierno cubre
de fríos sus anhelos,
las gélidas tormentas
los hunde cuando llueve.
Borrascas de silencios,
sin aves que no alegran,
suspiran en sus ramas
los nidos de otras huellas.
Y una dulce sonrisa
se esconde entre la niebla 
y, envolviendo a sus árboles,
asciende a las estrellas.


Rani

lunes, 12 de agosto de 2013

Sólo tú




Sólo tú
en la prisa del oleaje
en la intensidad de su fuerza
y, sólo tú como reposo de mi alma.

Ahora me toca a mí rugir,
estrellarme contra las rocas,
revolver la arena
y descifrar la procedencia
de las blancas alas consteladas.
El polen en el ámbar de unos ojos,
la sonrisa de arcilla que se deshace en el beso
y un duende escondido por los versos.

Ver en la repetición inconsolable de las lágrimas
cómo hibernan los silencios y se multiplica la luz en los sollozos.
¡No ves lo que le niegas al Amor cuando el se fragua!

Te llevo en las palmas de mis manos
y allí te siento donde se desangran los sueños;
rara herida del hombre para besarla a solas.
¡Esas cruces siempre nos dejan huellas!


Australia Elisa Lattke Valencia en: "Don Anselmo"

domingo, 11 de agosto de 2013

Es lo de menos

Es lo de menos soñar 
o padecer sintiendo soledades,
que morder el perfil de la manzana.
con el gesto retraído entre las sombras que se evaden
y el exceso calme tantas ansias.

Es lo de menos...

Sentir qué nos satisface 
y qué nos colma la tarde calurosa
sin las llaves en la puerta
o el sonido de la aldaba...
Es lo de menos llorar todas las tardes
sintiendo la espera horizontal que se derrama.

¡No, no es lo de menos 
el rugido del mar si brama dentro!


Elisa en "Don Anselmo"

viernes, 9 de agosto de 2013

Sin acentos

Dicen que se llama poesía...

Sin acentos


Porque sé de su inagotable encanto,
su frontera que nunca me separa,
del río y su ribera que acotara
la belleza del silbo con mi canto.

Y sé del manantial y de su fuente
de las noches despiertas de mi luna;.
del regazo de amor en una cuna
derramando su bálsamo en su frente.

No es estrecho mi pecho donde albergo
el dolor del amor que me redime,
su sonrisa envolviendo un verso vivo

recibiendo su afecto donde yergo;
sin énfasis de acentos y sublime,
deleite para el alma que cultivo.

A. Elisa Lattke V

martes, 23 de julio de 2013

Burbujas de charcas

La vida es una gran extensión de sueños llenos de alegría que se colma de atardeceres que derrochan anhelos enfebrecidos mientras la finitud llega.
**
Una vez mi abuela materna que se llamaba Elisa como yo, me contestó a una pregunta que la hice, sobre si era factible ser feliz toda una vida. Mientras se fumaba un habano retorcido apoyada sobre una cerca de guadua. Sin mirarme escupió el ambil al suelo y mirando el horizonte, me dijo muy seria echando todo el humo contenido en su boca:

"Si pretendes ser un poco de todo y un tanto del mucho que quieres sin pensar en ser menos que nadie, serás más de lo que eres ahora sin despreciar a ninguno; pero no demasiado de lo que querías ser si fueses lo que anhelabas haber sido si te desprecias por no ser algo más. Así que no hagas caso a quien te aconseja porque puede ser traumático que ahora pienses en lo que te digo; no quiero que te sientas infeliz por no entenderme, pues los infelices frenan el poco sentido común por no pensar en el todo del tanto y del mucho que tienen a favor; y se les recalca como bueno; así que a ti no te faltarán recursos, eres como yo; recuerda que es con lo que venimos al mundo algunos seres que no queremos ser más que otros, pero no menos que todos juntos. Si no lo has entendido ahora ya lo entenderás mañana."

Y, claro, hoy ya es mañana.
...
***
Ante los imposibles: Hay instantes en la vida de una poetisa que son sublimes, pues arrullando un poema con su tema y su dilema se le puede quedar dormido en el regazo ante lo que no puede conseguir  y discernir para terminarlo; mientras, decide darle un biberón de respuestas para que sus sueños consigan lo que deseaba.
****
Si te quedas dormida en un bello campo de amapolas es porque inhalas su aroma con un gran contenido en alcaloides, podrías morir por sus efluvios; pero un campo de trigo da miles de ilusiones porque es el que nos regala "el pan debajo del brazo", pero con la mente despierta.
*****

alattkeva

domingo, 21 de julio de 2013

Visiones

 Título del mensaje: De mis sueños (Visiones)

De la oscura realidad hoy bebo 
los colmos de ciertas incertidumbres. 
Sordos son los vacíos de intenciones 
lo triste del mundo, su sinrazón. 

Lo bueno y lo malo es un resultado 
que, silencioso especula con almas. 
Hoy, me visto de caricias presumidas 
orgullosas de ripios ensalzados 
de mi verbo, temblando ante mi imagen, 
repasando ironías sutilmente 
y encendiendo hogueras al sentimiento. 

Mi tiempo siempre es intervalo largo 
de reflexión en medio del murmullo. 
Mis duendes me regalan margaritas 
sembrando pensamientos adivinos. 
La rana los esconde por los lotos. 

De mis piedras, reclamo mis arenas; 
de mi encierro, ideas que echo a volar. 
-Dame acá esos tuyos tan callados 
que te daré los frutos de mi acierto. 
¿Sabes?... Cuando eres humilde, ennobleces, 
sientes la memoria expandir de amor. 
Él, no te llena de ideas, pero ellas 
son suyas, son su alimento y nos halaga. 
Sé que dudas, te incitan a dudar 
No es fácil hallar "una rana azul". 
¡Yo tampoco creo que existan 
pero una vez amé bajo las aguas! 

... 
Basta una caminata por la orilla 
para que se acerque a mis pies el mar; 
único en su inmensidad que me besa. 
¡Y de qué forma me lame los pies 
sometiéndome belleza y terror! 

-¡Dios, nos destruye para renovarse!- 
¿Por qué no lo entendemos de una vez? 
Recupera el regalo que nos da. 

(¡Ay de mi Alma, cómo se ha acostumbrado!) 


A. Elisa Lattke V

Publicado: Lun Feb 22, 2010 10:40 pm Título del mensaje: De mis sueños (Visiones)

martes, 16 de julio de 2013

Un poema con: Schubert "Serenade"



Canción de la distancia 

Canción de la distancia  (Sanctasanctórum)

Un sentir soy, respiro y se agiganta
esparciendo palabras a los vientos,
donde un verso se crece en mandamientos
y un mensaje guardado en mi garganta.
 Este verbo es mi lengua me ennoblece,
su sonido en palabras me madura
y en los ojos del canto ya perdura
la oración que te nombra y se abastece.
Al latir corazón que tanto piensa 
siempre escucha el silencio muchas veces;
y disfruta recuerdos que son preces
guardados en el troje, mi despensa.
Cuando lo oigo te siente entre fonemas
como sueño de amor a las montañas;
a sus montes inmensos con sus brañas
por las bellas llamadas con mis temas.
¡Y lo sigo en las horas de mis días,
corazón de un ilustre campanario,
en el hondo rumor de mi santuario
escuchando los Salmos de abadías!

Australia Elisa Lattke Valencia
(Una aprendiza más en poesía en  conocimiento del alma individual)

sábado, 6 de julio de 2013

...la fe y el amor

Somos bálsamo de servidumbre:
Para llegar donde deseas se dejan las puertas expeditas al pensamiento y cierras sólo las que te lanzan al fondo del abismo, las del pesimismo humano. La libertad de volar no depende sólo de las alas del espíritu libre sino de la luz verdadera que lo atrae, entonces es cuando ves qué nos separa de los hilos de una misma trama.
El tejido de Dios es compacto, firme, uniforme y selectivo porque caben todos los tonos del color de la vida; es bello y luminoso, fuerte, sublime en su tacto y cubertura, deseable y buscado; esplendoroso en su natural glamour y nos distingue a todos cuando amamos y nunca lo rechazamos aceptando su presencia en nosotros, porque liga, une  y estrecha y por eso sabemos qué nos sostiene y nos ayuda a soportar el dolor cuando consigue en su trama tejerse con abrazos.
 Por eso no debes fruncir el ceño ante el desánimo y desconfiar del futuro, el tejido, a veces, necesita lavarse y ponerse a secar y que se airee porque confía en la esperanza. El se renueva si te llenas de su gracia invisible y sabes que estás dentro y fuera de ti cubierta de su magnificencia, pero sin olvidar que para obtener cada instante especial, hay que dar un poco de nosotros a cambio y así consumimos la maravillosa energía de la Vida porque ella fue pacto como un trueque de beneficios. Hay que reflexionar si se supo aprovechar la oportunidad. Pero nunca por dar más debe creerse que se duplica. Porque para dar Amor hay que perder una parte del mismo y a veces todo a favor de otros, sin lamentarse. Es el pago.
La Fe lo restituye en otros bienes que pueden estar cercanos a ti. Sólo así consigues aquéllo que es dominio de tu corazón sin acosar a quien beneficia con su hermoso y deseado regalo. Entonces es la bendita paciencia la que entra en el juego y nos prueba, la que es útil a la ansiedad de los momentos dolorosos; ella curte, marca, libera y se aprende; pues para ser hijos de la Luz hay que evitar deslumbrarse ante lo que nos enceguece del mundo.

 Un abrazo. 
(alattkeva)

lunes, 24 de junio de 2013

Satélite

El fenómeno de la superluna de 2013
(23-6-2013-Luna sobre Madrid)

En este lado de todos
el sistema nos maneja,
no parece que la queja
nos deja quietos los codos.
Mas parecen electrodos 
colocados en cabezas,
remedio para flaquezas
de los egos censurados;
enseñando en todos lados
alegrías o bellezas.

A veces quiero escapar
porque atrapan estas redes;
me pregunto: ¿cuándo puedes?
dejándolo y ya parar;
pues sólo vale el pensar
en las rosas y la luna
mi avecilla sin fortuna
el mar, mi amor, mi tesoro,
aquí no obtengo ese oro
porque mi ser no lo acuna. 

Así guardo el sentimiento
movida entre sus mareas,
las olas son de jaleas 
y dulzor de mi tormento.
Pero me doy linimento
pensando como me quiere
y mi satélite prefiere,
decir siempre, que su cielo,
es su lugar entre hielo
por temor a quien la adora,
viendo que llega la aurora
si la arropo en este suelo.


Ranita
  

jueves, 20 de junio de 2013

No es secreto

Se diluye mi tiempo
en atardeceres de horizontes
y el deseo cabalga esperanzas.

Sacudo ansiedades de nubes despeinadas
por distancias,
y en mi constante viaje migratorio
en alas de vientos de retornos,
vuela el tiempo desnudo.
Mi corazón despide el día
que se ha quedado detrás de las colinas
suspirando.
Las grullas
se han asustado del llanto de las nubes sin agua.
Hoy, hay un silencio que no se queja porque gime hacia dentro.
¡Gime como yo, cuando sonrío!
Elisa.
_________________
"*Un mañana deseado, es sólo un hoy que aún no termina de hacerse realidad.* (Elisa-06)

lunes, 10 de junio de 2013

A través

Foto: alattkeva
A través de los tiempos te derramas
con palabras cargadas de intenciones;
y los llantos se llevan emociones
por los grifos abiertos sin programas.

A través de vivir vemos las tramas
por sentir un latir de corazones,
su compás del amor sin soluciones,
y su azar nos contesta con proclamas.

Se termina callando sin preguntas,
por prudencia se aguanta y, quien nos lee,
se sonríe por lástima o malicia.


Comprensibles momentos se trasuntan:
Los poemas de cielos que se ven
son los mudos valores sin franquicia.


alattkeva

viernes, 31 de mayo de 2013

Amar es cosa humilde

Hay quien al mirarse a los espejos
justifica su realidad
y juzga a sus 'dedos huéspedes'
por olvidar su verdadera valija.
¿Ah, qué me pongo mañana?
...
-¡Pues échate la ilusión por encima!
¡Ah, es verdad! ...¿Pero cuál, la de verdad
o esa otra de seda natural que me favorece?
...


Te recuerdo mirándome los dedos 
y siento que aún son tacto de caricias
y, en la continencia, hay vuelos de mariposas.

La vida nos resuelve con dolor
y consigue no ser rozadura del olvido,
por saber de tus latidos... Sólo vives.
Te vuelves como una ciudad asomada a un acantilado
deseando suicidarse,
pero está allí para reflejar su realidad como cualquier coqueta.
La ilusa siempre amenaza con lo  mismo,
quiere verse en el reflejo del agua...
¡Es tan hermosa!
Aunque la breve y frágil nave de la ilusión 
sea de mansedumbres,
el mar tiembla rizando su oleaje,
pero ella está varada, anclada en las preguntas;
aún lleva los jirones de sus viejas velas desplegadas
después de su naufragio.

Hay un espacio dentro de otro 
lleno de palabras que perdieron sus alas en vuelo,
y todos sus silbos migratorios de la naturaleza 
se quedaron atrapados en su alma, 
porque amar es cosa humilde.
El sentimiento está tan lleno
pero sigue traficando con sus versos
en todos sus poemas. 
Se hizo esclavo de las palabras
y para no olvidarse que se ha rendido, lucha;
investiga su belleza y se sirve de ella; 
sabe que ya echó el ancla y ha fondeado para siempre
pero son las únicas alas que le quedan.

¡El mar seguirá allí batiéndose contra las costas del alma!
Y las depredadoras gaviotas graznando por sus cielos. 


Elisa en: "Don Anselmo"

miércoles, 29 de mayo de 2013

Septuagenaria

Los cansancios del alma son siempre un misterio porque nunca se entiende cómo el cuerpo se mantiene como una peonza en actividad. (alv)
Me gustaría dejar aquí lo que realmente siento en este tiempo de mis setenta y dos años de vida, pues cuando escribimos las palabras tienen una gran misión de quien mentalmente las piensa y procura que así se entiendan, pues tenemos una responsabilidad en la utilidad que damos a lo escrito y manifiesta las necesidades más íntimas del ser humano que son las del alma. Esto sé que se quedará aquí cuando ya no esté.
En estos tiempos de mis años siento paz ante lo que debe ser y como se da en la vida. No intento cambiar nada por mi cuenta porque sufriría en mi interior. El respeto a la vida propia y ajena es muy fuerte y comienza por mí misma y ella toma una dimensión diferente ante el tiempo que me espera como un regalo más, aunque marque la vitalidad que aún mantiene frescas toda necesidad que satisface o se llena, si así se procura por amor.
Pienso que, si somos veraces con nosotros, podremos liberar energía como un boomerang porque ella retorna de nuevo y lo hace con doble fuerza espiritual, o más cuando la  lanzamos. Quiero pensar que altana debe ser la memoria de esta "Ranita Azul" que utiliza su refugio espiritual milagroso la mayor parte de las veces, porque de ello extraigo lo que le pido al Ser que me lo llena.

 En las costas del alma presiento la única luz que se refleja en el mar de mi pensamientos. Es como un faro diseñado por mí misma pero con ayuda del Creador; faro al que me dirijo introinspectivamente y nunca me falta como itinerario seguro en tanto mar revuelto en que se mueve la existencia, pues ante los demás soy un Yo particular que se debe una responsabilidad como ser espiritual que fue antes de ser de la Vida. Porque soy el eje de otras vidas que estuvieron diseñadas para mi experiencia aunque se desvíen de mi camino o del que pienso que es y debe ser el suyo. Son libres para escoger, soy el medio y sólo soy la forma que necesitan para el diseño de su realidad y, somos en su necesidad aún importantes como madres o padres, como lo es en otros una mujer que aún es esposa, madre, abuela y amiga y es así como nos resolvemos tantos seres humanos que como yo, desean cumplir su misión u objetivo en su vida y extraer del mismo y de su positivo periodo vital o del ocio lógico, un mullido cojín de brisas y sentarse en un saliente del inconmensurable y dilatado tiempo... Ver cómo las últimas luces de la existencia dibujan los perfiles de las montañas desde una terraza imaginada, mientras bullen las luces y los ruidos de la vida abajo y arriba con la ciudad a los pies o, es el mar el que hace en las retinas un cardumen de sueños de amor en cada atardecer cuando se mira .
Sentir la vida con responsable hacer enseñando a otros las pincelas fugaces y los trazos emancipados de las sombras cuando les da la luz, es un poco del llamado 'arte del vivir, viendo en ello la necesidad de expresarlo sobre un lienzo, un escrito o simplemente en una conversación que sirve al momento; tal vez esa Luz especial no nos desconozca por tener tantas similitudes que pueden pasmar a las rosas del invierno sin dejar de florecer cada primavera... Y, aunque deje de verlas, conservarán su aroma para siempre en el ambiente cuando no estemos a su lado.  Aprendí mucho de mi madre en este aspecto y a ella le debo mi poca paciencia y agradezco esta afición  de escribir lo que se siente, sólo que ella no tuvo como conocimiento en estos medios del hoy para contarlo a otros.
Foto: Rosa-madre-93 años                                                                                              
No siempre el cuerpo se niega a sentir la vida porque cuanto conoces la misma se sabe la gracia que nos da sentir todo cuanto se nos ha dado con uno más de los sentidos... el sexto, que es el intuitivo y el que nos regala otra savia diferente y forma de ver la existencia. Lo que produce nuestros sentimientos en nuestra química corporal es indescriptible. Se agradece haber pasado por la vida y ganar con ello conocimientos a pesar de los malos momentos que nunca faltan a todo ser humano como al resto de los seres vivos. Constatar que aún sigues siendo fuente de sensibilidad psíquica y física a pesar de los problemas de salud, es una dicha, sin descartar lo que puede acompañar a cierta edad por ser vulnerables a cualquier riesgo imprevisto que influirá en nuestro estado general, por el deterioro de nuestro interior y exterior debido a la oxidación y las limitaciones propias de los desgastes óseos o alteraciones de otro tipo, como es mi caso en el momento. No falta cualquier estorbo que haga torpe la propia realidad o marque diferentes maneras de comportarnos y defendernos de los males ante lo que vamos aprendiendo, así que modificamos pautas de conducta y hábitos. Y, los malos momentos se convierten en parte casual del diario vivir y casi nunca faltan a todos a cualquier edad, para saber qué hay aún por modificar, recordar, saber y aprender sobre la marchas de tantas difíciles  situaciones que sólo sirven a ese aprendizaje si lo observamos con paciencia, porque no todo lo tenemos previsto para liberarnos de inconvenientes y se improvisa sobre la marcha;  ellos nos van advirtiendo qué debemos hacer en cada momento y modificamos nuestra conducta o templamos la realidad, buscando cómo envejecer con cierta calidad de vida libres de situaciones no favorecedoras que no podríamos dominar si se presentan, pero sobre todo con dignidad.

Huelo a sensaciones que nunca había sentido tan cercanas de mis percepciones porque sé quien aprecia y reconoce lo que doy y estoy dando a mi ser. Aromas de la vida que esparce el viento y no me confundo, porque supe ganarme el pastoreo del tiempo y es posible, que este escrito de primavera, sólo sea el heno que llevo a mis espaldas para ese rebaño de sueños que como ovejas de ilusión, convertidas en nubes o neblinas a lo largo de mi camino difuso por donde las ideas brotan o están a punto de florecer, siempre intentan arremolinarse ante mí para no perderme de vista... Y ladra el perro albarraniego... que me acompaña, porque los pensamientos son trashumantes cuando vamos por la vida y hay rediles fijos donde dejamos 'nuestro querido ganado'. Las ideas tienen sentimientos que recogen de quien las escribe con gran cuidado mientras las ciernes. Algunas parecen miedosas ante la forma de enseñarse ante mis ojos y destaca su rebeldía ante mi osadía de dejarlas en los renglones... Otras, se convierten en cómplices de mis sensaciones y lo disfrutan, lo sé porque me hacen sonreír.
Ladera abajo de este mundo interior siempre diviso algún rayo de sol que se atreve a lucirse por última vez, despejando las nieblas que se refugiaban a lo largo de  las cunetas del camino, prefiriendo las hondonadas como neveros frescos para no ser disipadas por la brisa y  esos tímidos rayos de sol que iluminan los sueños de mis tardes. ¡Ah, qué bueno sentirse acompañada de crepúsculos de desvaídos colores de diferentes tonalidades, llenos de nieblas o de ocasos enfebrecidos según haya calentado el sol, porque así es esta soledad del pastoreo y se hace maravillosa disfrutando de lo conocido y llevado dentro! 
  El Faro de mi interior quedará en este mar tranquilo y siempre silencioso de otros veranos,  iluminando la realidad de otros viajeros que no fueron precavidos mientras volvían. habrá suficiente luz para otras generaciones. Se los dejo. Y no olviden que las rosas también florecen en las marismas y en los desiertos, aunque algunas se formen de  arena y tengas la consistencia de un sueño petrificado, quizás por el temor de sentir la savia circulando por sus pétalos o por temer al amor terreno que no es siempre perfecto... Cuando yo muera no quedará más que el aroma de ellas aunque sean de un fenómeno imaginativo y, unos cuantos pétalos esparcidos, harán que desaparezca en la brisa como el polvo del que fui hecha.
Mar, también me pongo triste ante tu inmenso silencio.
A. Elisa Lattke Valencia 

martes, 28 de mayo de 2013

Observando...

En este abandono se piensa sin más
que el pensamiento no pierde su fuerza,
pero nunca sabes quién cultiva vergeles de tristezas
y siembra la indiferencia. (alv)
Me confunden los tiempos de alboroto,
tolerar injusticias, por si acaso
aunque beba mis colmos en mi vaso,
sin echar el amor en saco roto.

Una sabe quién vive para un voto...
Quien tolera o sucumbe a cada paso...
Quien se pinta su sol en cielo raso,
¡calentando su vida con la foto!

Nunca me echo de menos, no soy mucho;
entre tantos soy mezcla igual que todo.
En la cifra de humanos con sus gana
empujando si aprieta cada achucho,
¡por abrir una brecha codo a codo (?)...
y alcanzar otra luz de algún mañana!

¡Sí, llegué como 'rana'!
Pues la tengo saltando por mi pecho
vigilando un latir siempre al acecho.
Ranita-2013

domingo, 26 de mayo de 2013

Tiempo de vértigos


Se sienten un trueno galopar rajando la noche con su galopar y la palabras estremecidas se apretujan en un texto. Se hace eco de las tristezas. Ellas tienden a arrinconarse contra el filo de un hierro candente de recuerdos sordos.

Por los acantilados de mi pecho urge desbordarse un entendimiento suicida para beberse el aire de otros vacíos llenos de silencios y dejarse caer . La suelas de los pensamientos nunca gastan mis ideas pero ellas asoman por mis sandalias con sus 'dedos huéspedes', toman asiento por donde ando y les da por escribir poemas; eso sí de mis manos y, de tanto pensar por los sueños andariegos, terminan cansando al mismo texto que esperaban... Huye descalzo un suspiro ante los temerarios pensamientos, se hace canto de ruiseñor en otro lugar de luz y allí me espera menos exaltado.

Taciturnos y desmadejados van los brazos de mis noche después de recoger y amontonar estrellas sobre mi regazo; la luna ruborizada ante tanto dislate prefiere irse a dormir por no ayudarme a colgar de nuevo a las luminarias en su sitio. No entiende tanto atrevimiento, pero no les cuenta a los poetas enamorados cuánto los ama mientras apaga su luz y los deja a oscuras;  quizá así no estarían con su tortícolis de siempre mirándola cada noche a ver si aparece.

La añoranza se emborracha con los calostros de la palabras que exprimen la incertidumbre mirando los orondos senos de la Vía Láctea cómo nutre la lejanía de los ausentes. La añoranza me pide a gritos que la llene un vacío y que la dé más amor para sentirse viva, pero se mantiene firme, en silencio y en su sitio pero no se moja... Para dar y recibir, para hacer poesía desde las entrañas hambrientas de sueños tangibles hay que tocar la Vida... -¡No sé si de mí misa, pero me hago la tonta por si la incertidumbre está enamorada y me mosqueo!-

¡Oh misterio de caricias para ocasos de fuego, cómo se diluyen en atardeceres tus nubes de colores llenos de reflejos planetarios! Ellos trazan los caminos de mi vuelta. Sólo el crespón tupido de la noche arropa la ensenada de mi vientre y espera a que se duerma la dicha satisfecha sobre mi vientre desnudo, refugio del ayer donde crecen algas y nadan mariposas mientras los peces de mis ensueños vuelan con sus aletas y dejas a las libélulas mecerse en sus ideas. Sé de mis arrecifes de alegrías donde se zambullen mis palabras y sé de ti, mi amada ilusión, cuando te diviertes entre los brazos de la esperanza y de vez en cuando se te ve la sonrisa.

Un despertar sonámbulo por fin se queda dormido sobre mis párpados y, mirando los azules de su interior, se extasía en lo inmutable del amor al sumergirse en la luz de sus cielos... -¡ah, qué hipócrita si lo hace mientras duermo! La vida bulle en gotas de sangre sobre mis manos agrietadas y adoloridas, hay algo en ellas que me dice con lo que cuenta y lo que está pasando al amor cuando tarda, entonces me quedo dormida sobre el jubón rojo del ocaso que siempre llevo conmigo como una pashmina roja. Siento el rostro de la luna cuando se desempereza al anochecer, pues tiene que hacer guardia... Me quedo mirándolas para ver tu rostro ojeroso tanto como el mío. ¡Tiene cara de viciosa o de amante insatisfecha. Así me quedo dormida abrazada a otro recuerdo.

El tiempo es eco de todo lo que el Amor ha apretujado en una mano, porque Dios también cierra su puño donde guarda lo mejor de nosotros, el Amor.

Sabe, conoce, presiente y siente todo lo bello que he dado y lo sigo sintiendo en mis manos. Aún dibujo el perfil de los sentimientos más hondos y más puros con mi índice sobre la nada de mi tiempo. Todo lo recibido también se contiene en su cuenco y aún me siento llena de ellos y me saben a sal al pasar mi lengua por mis labios. Llevaré ese amor siempre conmigo. ¡Dios!, no sé por qué sigo con la escudilla vacía si todos los días me la llenas de un pensamiento silencioso, pero hace mucho ruido dentro cuando me lo pones en ella! pero sigo estirando mi brazo con mi mano abierta y firme cuando pido lo que me gusta, tiendo mi mano que llenarse espera de un rumor de sueños, sentirte caricia y latido, estar dispuesta a sonreír de nuevo en cada esquina de mi tiempo cuando pase la luna y lo ilumine; porque me encanta el sonido que hace la moneda de plata en el cuenco de Dios cuando la deja caer en el mío, pero no entiendo cómo el ciego sin alma cree que me alegro por el óbolo ajeno, si es el mismo de todos. ¡No verá, acaso, que la escudilla estaba llena de poemas y se los ofrecía! ¡No, no quiero nada gratis, ya está bien de tanto como se me ha dado!

Me muero por saber si mi imaginación ha interrumpido un silencio. Saber si mis  palabras enclaustradas y los pasos sobre el largo corredor hacia la capilla de mi interior los has  escuchado; y por qué todos los murmullos se han caído al suelo espantados ante mis lágrimas, cuando pasaba corriendo hacia tu pecho. Por eso tengo que ponerme a llorar bajito para que no me escuche mi garganta, no sea que le dé por sollozar y se irrite sin poder gritar... lo que te quiero, lo que te amo; sólo porque ella se empecina en acompañarme hipando todo el rato.

...
¡Ha saltado el gato blanco a mi lado!
 ¡Luna!  ...
¿No te das cuenta lo que necesito?
¡Ya sé que te da temor bajar de mi tejado!
Pero hoy tengo las manos llenas de pétalos rojos,
siento muy dentro que se desnuda una rosa
blanca cuando se entrega;
y el alma entera se me duerme  poco a poco,
se debilita dentro.
Si no vuelvo en mí, despiértame mañana
o tal vez dentro de otro siglo.
Por eso te dejo mi abrazo cada noche.
Ya no te pido perdón por quererte.


Elisa en: "Don Anselmo"
10/10

¿Qué es el Amor? ...Te diré:

El verdadero es inolvidable, permanece, trasciende, se mantiene, no se olvida y sirve para estar vivo e ilusionado,  fortalecer la salud mental y sentirse cubierto a pesar de los problemas que da la existencia mientras vas poco a poco muriendo si nos faltase. ese verdadero Amor no se cambia por nada del mundo que sea material o de mucho valor.
 Dibujo: alattkeva
Siempre queda esa parte residual del significado del Amor flotando en el interior cuando lo has conocido, aún así siendo tan maravilloso, no estamos seguros de que haya existido de verdad porque no siempre lo tienes cerca o se da como resultado de hallarse por casualidad y no perderle espiritualmente por ser físicamente una utopía aunque esté cerca y, aunque estemos acompañados de muchos amores  diferentes por apreciar y sentir su sentimiento, sólo hay una forma del mismo que nos llena y con la que somos felices, el ideal que hemos forjado con el alma.
 El Amor es un sentimiento sublime casi intocable... Es puro e único y sólo se llena de miradas y sonrisas, produce estremecimiento y casi desvaneces... El verdadero Amor no se toca con lascivia no se comparte en entregas físicas que lo merman y desgastan porque ellas si no son fieles, nunca podrán tener trascendencia en quien alberga el mejor tesoro de la Vida. Y cuando ocurre esto, ya no es lo que representaba de igual manera porque se pierde en la costumbre o el manoseo que lleva siempre a consumir una necesidad fisiológica y se llamará 'cariño' o amistad y bastará un 'te quiero' pero no es el estallido de Dios en los adentros cuando se dice: ¡Te Amo! (alattkeva)