martes, 23 de octubre de 2012

La bahía...


(alattkeva está suscripta a Youtube)

Ese dulce sentir mientras caminas
por rivera de único sendero,
donde nunca serás un forastero
apegado al amor si lo adivinas...

Ese suave palpitar donde confinas
con el alma llevada a los esteros,
es allí donde acudes pordiosero
en alas de fugaces golondrinas.

Suave y dulce sentir si se estremece
un mar que nos espera en su bahía,
despertando feliz y enarbolado.

Y... al cenit, una barca permanece
donde el cielo la besa por el día
y en las noches un mar enajenado.

Australia Elisa Lattke Valencia

lunes, 22 de octubre de 2012

Amorosa realidad (Pavana)



Ocupas momentos, trópicos visuales;
lontananzas mías desatando ideas
de mis sentimientos, bosquejos fractales
llevando caricias, borrascas, mareas…
Y así por perderte
me hice del mar por querer tenerte…
Arena, y espuma, su agua y sal llorando por verte.

Me lees y te calmas y vuelan las aves
se siente un latido perdiendo un sentido;
radar de las almas… se llevan las claves,
dolor y vagido de un mundo perdido.
Te pienso y se llora
y en tanto lamento, se implora,
¡Es dicha que lleva a pensar… que adoras!

alattkeva

miércoles, 17 de octubre de 2012

Señora Libertad


¡Ah, tú como yo,
buscando tantos desconciertos pero en orden!
Con toda la vida a cuestas, responsable y bien pesada;
con los segundos contados,
conscientes, vigilados,
hasta por la moral individual.
¡Y cuanto nos tallan!

Confiada,
responsable.
¡Oh, mi impoluta 'libertad vigilada',
siempre vestida de dignidad, no profanada.

Pero, explícame, mujer,
teniéndolo todo, no eres libre.
Las preguntas sin respuestas se hacen tangibles,
se llevan dentro, se escapan por entre las manos abiertas
que no recogen otras...
Mi querida Libertad, "conmigo o sin ti",
Acaso sea yo un buen puñado de preguntas que te hacían falta.


Dime, Señora mía,
¿qué me ofreces a mis años?
¿Qué me guardas, si es que te necesito para algo más que, mi libertad?
Porque tengo nublado el pensamiento dentro de mi alma,
y no me deja ver el camino, para volver a mí... ¡Libre!
Pero segura, digna...y ...casta... ¡Es mucho pedir!
Dame tu apoyo, tus ganas de vivir,
pero sobre todo tu buena salud de siempre,
aunque me apresen tus preceptos y reglas
y, ellas, jueguen a ser un tú y yo, para no ser nada.
¡Porque siempre dejas a la conciencia que vigile,
no engañes con tu placebo de palabras!
...
No, no lo digas aún,
ya sé lo que piensas,
ya sé lo que humilla,
ya sé lo de mi tiempo...
-"¡Para qué más libertad si eres una anciana!"...
Sí, lo sé, soy yo una mujer mayor
que aún siente la vida... ¡Aún ama!
¿Te parece poco, doña?

Esa libertad, me la regalo toda,
está dentro de mí sin tu permiso
y no me hace falta, ¡so agarrada!



alattkeva-12

Los detalles de las cosas


Esas pequeñas cosas  asumiendo detalles
sin usura del alma que las siente;
esas pequeñas cosas
  que nos diferencian
de los otros, son las nuestras.

Ese responder cuando la paciencia agota
la esperanza, y nos grita cansada
las tantas tristezas acumulas
y por algún lado,
algo siempre falta.

Ese tiempo fugaz que ya se nos escapa
con ese dolor pegado a tantos borde,
y a tanto hueso desgastado
y músculo reclamante
deseando asirnos un poco más allá
de la esperanza,
mientras se marcha este sueño de vivirnos
y se completa la existencia en su goteo
¡Marchitándose todo poco a poco,
nunca debe asustarnos si se va muriendo!

Los trinos, ¡ah, los tuyos y los míos!
Con nuestros versos a la aurora,
el efluvio del huerto de los besos
o la caricia dormida entre las manos.
¡Dios, se morirá la rosa ....
se morirá...
cualquier invierno!

Este viaje de cabellos blancos
grana los años en espigas,
con su párvulo deletreo siempre censurado
por reglas malsanas,
-¿malsanas?-
¡Si!
Obligadas, perfectas, exigentes, puras.
¡No nos engañemos!
...
Y para qué, -me digo-, si al morirnos queda
un silencio absoluto en los renglones
yermo de recuerdos, dormido para siempre 
con su poco de un 'yo'... o de un 'nosotros'
de nuestra nada gravitando.
¿Ah, y quiénes fuimos?
¡Censurando esto de la vida
en un sinvivir que empuja a ser semilla!

Y qué será de esas pequeñas cosas
las que un día nos unieron,
las que no tienen precio 
por ser las únicas rimas
escritas con el alma.
¡Sí, Amor!
Tu cuerpo junto al mío.

alattkeva-12

Decíame



Decíame...
Si tuviese de mi ansiedad asumida
esas noches de un alma iluminada,
si fuese preciso consagrada
al último arrebol donde me anida...
Un crepúsculo de un sueño dormitando,
esperando las luces de la aurora,
llenando los senderos donde añora
una dulce ave con su voz trinando.

Por el tiempo feliz de los senderos
de un ayer con sus versos me alentaba;
sembrándose palabras ella daba
metáforas de albahacas y romeros.
Me soñabas, dos éramos aldea
con el viento prendido en nuestras alas
llevadas por su magia imaginadas,
protegidos de la diosa Atenea.

Hoy me creo embrujado de la luna...
la sirvo a su locura, obsesionado
por llevarme a su fuente de amargura
hundido en su reflejo apasionado.
En este ahora de tanto que no digo
donde el armonio suena por mi pecho;
me quiero sólo mar, duele mi acecho...
¡Y dime por favor, lo qué persigo!

Elisa en: "Don Anselmo"

martes, 16 de octubre de 2012

Rastro de arena...


Algo me duele en el hoy y es mal eterno. Algo me hace feliz y también lo es...
¿Pero qué podemos hacer en el bullicio si un bello canto se vuelve desperdicio, diseccionando el poema por culpa de la ortodoxia? ¡Qué saben del numen que nos habla al oído, qué sabemos del verso que lo se extrae en su estado bruto!
-Hoy se rompe el silencio dentro del bosque... por culpa de un mosquito.
Soy yo ante el numen quien me da pensamientos y soy recepción. Memoria:
Parva mi mies tendida a mis antojos, pero aún más mi frenesí impávido;
es mala la costumbre que me enseña el mundo pero mata mi esencia, la que escribe. 
Como cofrade de un misterio, la luna lleva su luz entre mis sueños y se alegra contento un címbalo tañendo su alegría, así es igual mi risa en osadía al ver la luna enamorada.
Profundidad me pida una rosa blanca entre las rojas, - y aconseja-, pero puedo ser negra cultivada y florecer una vez tornasolada.
¿Dónde la respuesta de la lluvia?...
¿Dónde el suspiro de los hielos?...
¿Dónde este todo que deshace en nadas?
¡Dónde!
No es difícil hallar mil sensaciones si ellas se gastan en su oficio de ser cúmulo de estrellas espaciales, obligándonos a mirar más allá de lo que las tiene.
  • Si un azul de noble embrazadura clama al Dios del Mar que acude por mis playas, he de ser su esclavo, su atarraya. Vida.
Si las refulgencias puras desconciertan, qué será de las lumbres encendidas o del ascua ardiendo en las mañanas...¡Oh, si son sol de la vida!
De irisadas lágrimas y de cuencas negras bajo sombras laten manantiales; ah, qué absurdo disparate se debate un vate urdiendo su maraña.
Pudor no tengo para hacer poemas, sin embargo soy de otro rumor ajeno que me abstrae a su estero entre sayones...
Desconcertada va mi poesía, entre temblores de luz y sombras habitada; sierva nebular sin astrolabio... Y yo, voy pasando por mi tiempo...
Tú, espectro del sueño ofréceme tonsura a esta paz que consagro a mis despojos... ¡Por temor al rumor de una locura! Si soy del suyo mismo fin y pozo, guardián de secretos todavía... Y, ¿Cosa de acentos? ¡Ah, mira tú, orgulloso Vate si estropeas mi verso limpio, ese que sale de mis adentros cada día, veta soy de la dureza pétrea de donde mana! Dime: ¿Qué surge de mi cósmica armonía en paz conmigo y por un bien mi gozo... Yo te dire:
Fe. Ella no muere en el tiempo si se precipita hacia un cuenco de olvidos donde la realidad se hace sueño. Siempre será del Uno recargando Energía. Yo, sólo un corpúsculo elemento suspendido en el aire que respiras.
Como en política, cosas de este mundo si lo piensas, verás que hay quien sabe encender las emociones ajenas mientras apaga sus esperanzas y los deja a oscuras.
Pero tú busca en ti como hago yo cada día, húndete en los abismo sin clamar al cielo o a tu infierno, halla ideas en ese periplo del alma individual... su recorrido espiritual... ¿No ves que no nos damos cuenta que 'la dinamo' interior aún trabajando a baja intensidad, ha guardado un gran voltaje para no andar a oscuras por el mundo?
Fue el colmo, sí. Sólo hace falta una actitud humana y ella nos hace perder la paciencia o la esperanza y hasta la luz interior, por eso es bueno retirarse a tiempo y hacer reflexión ante el error incauto en que caemos, error del mundo en lo que se sabe  enseñado, conocido, sus reglas... Entonces debemos darnos luces interiores para no buscar a ciegas y a tientas el interruptor del alma. Ella nunca nos dejará a oscuras.
Si el lugar es perfecto para quedarse en el mundo y no fuera de el, será porque está lleno de lo que necesitamos: AMOR.
Si te propones a que la palabra sea de esperanza, reflexión y conduzca al verdadero camino, no se equivocarán quienes comprueben resultados. Sigue insistiendo sin imponer la propia. Empuñar el arma de la palabra es darse a esa guerra de los silencios donde sólo ella es la voz de nuestros pensamientos. Si yo te dijera a mis años: ¡Dame acá tu Otoño y no dejes mi invierno sin hojas, pon en mis ramas las flores de infinitas primaveras!... Si me amases seguro que todo lo tendría en tu sonrisa.
Todo cuanto hago tiene una razón, pero todo cuanto digo resume otras razones. Mis alegrías y las reparto todas.
Leo mis 'Twitts' antes de enviarlos y opino: La presunción majadera y la genialidad se notan. Pero sé que ésta mujer mayor que los escribe, sabe que sólo es una chispa en medio de un Universo. Brizna de polvo que ya dejó de ser... cuando tú, lector, pasas de mí.
Me siento aún tronco de árbol, me recojo en mis raíces esperando al viento que desnude mi reposo de hojarascas. No siempre la época que vives se adapta al contexto de su justa historia y menos a la nuestra, cada mente de los que anhelábamos otra realidad se dilata en el tiempo, se sacude, va y viene, se transforma. Ha vivido. Nunca sabremos a ciencia cierta porqué necesitamos dejar un rastro de vida sensitiva por este mundo... -¿o, si?- ¿Valdrá la pena?
Me gustaría saber si la valió para venir para volverse así como quien no quiere ni sabe de la cosa y, en algunos casos porqué hemos pasado de este gozo de vivir en un sinvivir, viviendo esta enfermedad de sentirse como apresado en la materia que ya nos supera, faltos siempre de algo que la completa... ¡Ah, pobre alma por lo que tiene que pasar siempre embutida en su escaparate entre todos los espejos, adaptándose a los cambios de la misma para salir de nuevo a la Luz liberada de su 'bodoque'!

Australia Elisa Lattke Valencia-12

sábado, 13 de octubre de 2012

Pasillo colombiano Letra del Poeta Julio Flórez Roa- Canta: Fausto Gortaire - Gotas de Ajenjo



Lugar y fecha nacimiento: Chiquinquirá, Boyacá (Colombia), 22 de mayo de 1867
Lugar y fecha defunción: Usiacurí, Atlántico (Colombia), 7 de febrero de 1923 (55 años)


CUANDO LEJOS MUY LEJOS EN HONDOS MARES,
EN LO MUCHO QUE SUFRO PIENSES A SOLAS,
SI EXHALAS UN SUSPIRO POR MIS PESARES,
MÁNDAME ESE SUSPIRO ESE SUSPIRO SOBRE LAS OLAS

CUANDO PIERDA LA TARDE SUS TRISTES GALAS
Y EN CENIZAS SE TORNEN LAS NUBES ROJAS,
MÁNDAME UN BESO ARDIENTE SOBRE LAS OLAS,
DE LAS BRIZAS QUE JUEGAN ENTRE LAS HOJAS ENTRE LAS HOJAS

CUANDO EL SOL CON SUS RAYOS DESDE EL ORIENTE
RASGUE LAS BLONDAS GASAS DE LAS NEBLINAS,
SI UNA ORACIÓN MURMURAS POR EL AUSENTE,
DEJA QUE ME LA TRAIGAN LAS GOLONDRINAS

QUE YA CUANDO LA NOCHE TIENDA SU MANTO
YO QUE LLEVO EN EL ALMA SUS DURAS HUELLAS,
TE ENVIARÉ CON MIS QUEJAS UN DULCE CANTO
EN LA LUZ TEMBLOROSA DE LAS ESTRELLAS..

jueves, 11 de octubre de 2012

Inventaré el momento


No sabes de las tantas preguntas
que marchitan el tiempo,
y hacen de los años 
un puñado 
de verdades
constreñidas 
en su eterno cavilar de luna llena.
...
Foto: fcastillalattke
I

Ponte a pensar
si desabrochas las camisa de tus nadas
desnudando las aflicciones de un otoño,
que se niega a ser de la hojarasca.
...
Por eso, paso como sombra
al patio del mundo, este otro figurado
donde no vienes.
...
- Todavía la tecnología no llega aunque me sirva.
Porque, este mi patio del ayer
y del mundo se ha perdido,
aunque aún quede bullicio
y todos juegan a vivir
con sus cartas,
¡pero ninguno lleva la de suertes
escondida bajo la manga!

Yo jugué y he jugado limpio.

...
II

Se asoman al balcón sus viejas damas
con esas otras ilusiones de escaparate
y de revista con olor a papel cuché,
coqueteando a la vida, su esperanza.

Ríen,
hablan,
piensan y escriben...
Miran desde su balcón
a los niños jugando con canicas
y a las niñas con lo de siempre...
saltando su rayuela;
alguna peina su muñeca calva
el ralo cabello que la queda.

Hay un hombre encarado con la tele
disparando con el mando a la distancia.
Una mujer hace poemas.
Otros, allá fuera en la plaza, bajo los soportales fuman
y cuentan sus batallas.

La mujer que escribía poemas se asoma al balcón,
despertando por dentro alguna racha
de vientos invernales que la acosan
y sacuden aún el amor de una esperanza.

Una corneja hace su nido en el campanario
y se oye el llanto de un infante.

Hay vida siempre alrededor, dentro y fuera.
-No siempre la existencia es dichosa.
La mujer se limpia algunas lágrimas,
cierra el balcón y la tarde se agota
cansada de ser la de todos los días.
...

III

En el patio de la vida
unas muchachas se entretienen felices
cantando la última canción de moda,
miran el surtidor enamorado de la plaza
y los muchachos en corrillos, ríen mirando el suelo,
conteniendo la vida en su mirada y otras ansias.
Sus madres las llaman desde las ventanas
para recogerse en sus hogares.
...
Y, yo, testigo mudo que deambula otros tiempos
miro la fuente donde beben
y se acicalan unos pájaros;
mas no todo parece ser de encanto
invadiendo el plástico mi aliento
y alguna radio vocifera una goleada.
Pero quiero inventarme un mágico sueño
sin ese pensar frío y oscuro,
por ser del ayer sombra de pasados,
quiero sentir que no hay miedo o dolor
en este ahora eterno por no ser algo más
cuando soy alguien,
todo lo que convierte a los sueños en marchitados
juegos de un invierno.

-Y, allí, mi astral de cuerpo transparente
transformado en vida sensitiva con palabras,
pero éstas, exigen el pago de sus cuotas
y, a la vuelta, si no se ha sanjado la deuda con la vida
con dolores, olvidos, desamor y otros sueños,
volveremos a repetir de lo tanto ya olvidado.
...
Las muchachos ven alejarse a las chicas
que coquetean y ríen y se entristece su mirada.
...
Las casas de soportales se sostienen
en gruesas columnas de granito
y las almas también en ilusiones de amor.

De las unas, cuelgan de sus balcones flores perfumadas;
de las otras, todo lo que los cuerpos
desean experimentar en sus vidas
¡siglo tras siglo!
Las almas nunca protestan,
sólo ven su experiencia asomada a su eternidad.

La gente se recoge poco a poco
hay olor a comida por un rato, lo percibo.
Luego, se cierran puertas y ventanas
y la lluvia se hace presente
con sus aguaceros de otoño,
ella siempre llega corriendo
envuelta en el aire fresco de las montañas.
...
En la plaza que atraviesa algún misterio,
ha pasado mi sombra y va callada,
pero ha echado a los vientos un poema
quedándose el amor vibrando en el aire,
mientras besa otra vida a lontananza.


Australia Elisa Lattke Valencia-12

miércoles, 10 de octubre de 2012

A ti...



A ti te parecerá una tontería
que yo te quiera así...
con esa suavidad 
que endulza
la vida
perdiéndome en el abismo de tus ojos,
en la dulzura delicada de unos besos
o en la ternura que descubre una caricia.
...
A ti, te digo, 
desde el placer sereno 
donde se entretienen tempestades
imaginando otro tiempo entre las rosas;
prestándome al rigor de los afectos
calmando el fragor con inocencia.
La cálida sensación de quien no peca.

Yo, que he jugado con el viento
 en la hojarasca
hundida 
por la lluvia,
también he exhalado
aroma de azucenas.
Te descubrí en un inefable pensamiento
mecida en el columpio de una fronda
y me sentí henchida de palabras.
¡Y eras mar... salpicándote mi verbo!
Eras inmenso y yo, las simples gotas.

Digo,
que por este cándido lugar del sentimiento
no consigo ver el mar  y sí,
verlo enfadado subido al disparate,
rompiéndose furioso por las rocas.
Tanto he deseado
 que me rompa a mí con sus rugidos
consiguiendo que sea yo...
la que se calle,
tire mis versos
y de una vez me adentre
hundiéndome en su misterio
para siempre.


Elisa

viernes, 5 de octubre de 2012

Ironías...


"¡Quemo!
¡Quédate con el consejo...
que es eso lo que te dejo."
-Advirtió la farola de la plaza a una polilla que insistía volando alrededor.
...

No todo lo que pide la existencia es a veces grato
sin comprender qué damos tanto si sufrimos;
otras veces, somos mal interpretados
y en ocasiones existe la burla solapada,
aventurando su sentir con el desprecio.
Pero cuando amas es aún peor...
No es que una pretenda dar a entender nada,
nada que no sea lo que se da y se sabe en cada cita ciega del alma
con su dulce esperanza recostada, en su farol iluminado de su plaza;
 lo que se conocía que iba a suceder antes de que ocurriese,
ese 'sexto sentido', el temor a la memoria del alma
que, aunque siga la vida alimentándose de su  triste plato de lentejas,
conoce su pan de cada día y se entretiene deshojando margaritas a la espalda.

No más se pide si una mirada fría, como un cometa helado
surca nuestro espacio y ama.

Una, camina siempre a solas,
va por dentro de sí misma , cuenta sus pasos y sus horas...
Porque sabe de su propia iluminación
en todo eso que rodea lo sentido.

¡Ojalá el mundo se estrechara
depostitando en neustras manos
ese montón de versos compartidos
siendo la palabra su alegría!

¡Qué más pedimos, eh,
... si hay pan y agua para un plato de lentejas!

Elisa

Borrador de mi tiempo



Como un Stradivarius que se aprecia
aprendí con paciencia
a aguantar cada silencio,
amándolo.
Aprendí a andar a tientas
como sombra...
A saber de las noches
sin el sueño
y, a reconocerme loca
ante un espejo
por ser la nota solitaria de una cuerda.

¡Y por aprender y saber más de la cuenta,
me quedé llorando al sentimiento!
...
Llora mi alma detrás de los helechos,
suspira el corazón por las agüeras
y se siente por los vados la berrea.
Hay vida allá en esos montes de castaños;
cuando sale "el sol de los venados"
y los ciervos no son libres...
 como dicen los hombres que los cazan.
Ellos saben ser 'pieza' y carne de otros siervos.
Y los hombres de un Dios que se derrama.

Elisa


miércoles, 3 de octubre de 2012

Diana

Me quedo en este despuntar de un sueño, 
que atrevido me llega en la distancia,
y abrazándose a mí, llora en su estancia
sin poder conocer quién fue su dueño.
¡Quién lo ideó primero, tan certero
y como dardo clavose por un pecho,
que sin poder desviarse iba derecho 
allí donde se acoge.... pordiosero! 
¡Ay, de sus almas que lo sienten dentro...
¡Ay de este sinvivir que las profana
todo lo que  el mundo las reclama,
si ese dardo es de Amor fueron su centro!
...

Elisa